Libros 

Taxonomía de la piel habitable

Taxonomía de la piel habitable
Libros 

Taxonomía de la piel habitable

Andrés Cánovas 
30/04/2010


Este libro es posible encontrarlo en los anaqueles gracias al trabajo minucioso y académico de los alumnos participantes en la cuarta edición del Master de Vivienda Colectiva dirigido por el profesor Lapuerta, pero también a la distribución de Actar. Editorial que, como casi siempre, propone un aggiornamento de los contenidos a través del trabajo gráfico de sus ediciones —aunque en este caso tan sólo en las portadas—, y que gracias a esa buena y habilidosa envoltura hace atractivo y posible acceder a una información, en este caso, cautiva de su necesaria monotonía taxonómica.

La intención de sus autores intelectuales, el propio Lapuerta y Fernando Altozano, no es la de convertir este libro en un volumen crítico, cosa que se explicita de manera cristalina al no haber escrito sus inductores ni una sola palabra, a excepción de una brevísima introducción —cosa, por otra parte, muy de agradecer—.

Tan sólo, lo que no supone poco esfuerzo, describe de manera sistemática una colección de soluciones aplicadas por un buen número de arquitectos de muy distinto pelaje a un conjunto de edificios de calidad no uniforme, promovidos por la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid. Todo ello, adobado con cartas solares, esquemas constructivos, detalles en axonometría y presupuestos parciales de cada una de las soluciones estudiadas. En suma, ‘Un catálogo de soluciones constructivas para la vivienda’, como con claridad de mercado se lee en la portada.

Un trabajo de mérito en su labor de volver a dibujar sus planos y establecer parámetros de comparación en todo lo que atañe a la piel de los edificios en cuestión —su contacto con el exterior—, y a través de ese esfuerzo explicar y revisar, con un espíritu no lejano a la ortodoxia universitaria; caldo, a veces espeso, en el que el libro se cuece. Este trabajo puede ser explicado también como un intento de proyectar ese conocimiento al conjunto de los profesionales que entiendan que el aprendizaje no se remite a la pura experiencia que genera hábitos, sino también al estudio y la reflexión del trabajo ajeno fuera de la estricta fotografía.

Es, por tanto, una propuesta clara y quizás fuera de la actualidad, lo que la hace necesaria y oportuna; y que se puede resumir en leer frente a mirar y en estudiar frente a hojear.

El libro, por otra parte, es una buena muestra de ese debate permanente —excepto en la Universidad, en cuyas aulas sus gestores burócratas se empeñan en que se discuta poco— entre la ideología y la gestión. Este es un libro táctico que no quiere arañar más allá de la superficie constructiva de las pieles y los huecos, ya que eso puede provocar unas heridas que algunos creemos necesarias.

Una piel que en algunos casos oculta una arquitectura de excelsa mediocridad y de franca banalidad. De arquitectura ausente.

No sé si un libro con mayor implicación crítica sería más valioso, lo que sí sé es que claramente hablaríamos de otro libro que quizá esté por hacer. 


Libros reseñados:

Vivienda, envolvente, hueco

Un catálogo de soluciones constructivas para la vivienda

Etiquetas incluidas: