Libros 

Hamburgo junto al agua

Una ciudad y su puerto

Alejandro Bernabeu 
01/04/2021



Puerto y ciudad es Hamburgo. Puerto, a 130 kilómetros del mar en el río Elba, que a través de su extensa red de canales conecta con toda la Europa interior y a la vez la enlaza con el comercio de ultramar. Ciudad, Libre y Hanseática, título que la define como ciudad-estado y afirma la condición portuaria y comercial de una ciudad conformada en calles y canales con la lámina de agua siempre protagonista.

Hamburgo se añade a la serie de libros de ciudades que edita anualmente ACS, en los que Miguel Aguiló analiza la construcción y el carácter de cada urbe a partir de sus particularidades naturales, territoriales y estratégicas. Hamburgo es uno de sus mejores ejemplos, que nos invita a viajar después de un año de pandemia y confinamiento.

Se empieza por el mar, porque lo marítimo ha guiado el curso de su historia y las navieras de las grandes familias burguesas han gobernado su construcción. Durante siglos, el puerto ha hecho crecer a la ciudad y aún mantiene esa misma realidad. Para entender la relación entre puerto y ciudad, se estudia junto a otros ejemplos siguiendo métodos de ecología del paisaje. Hamburgo se diferencia de ciudades que perdieron sus puertos al crecer, como Londres o Liverpool, y se compara con otros grandes puertos en ríos de marea como Róterdam y Amberes.

El puerto de Hamburgo fue su puerta al mundo, pero también origen de sus principales catástrofes. Sus peores inundaciones se debieron a las mareas que suben por el río, el gran incendio de 1842 se inició en el puerto, la epidemia de cólera de 1892 se propagó por los canales y los bombardeos de 1943 para anular el puerto acabaron arrasando la ciudad. Pero Hamburgo ha sabido transformar siempre el desastre en oportunidad de reafirmación. De ello dan cuenta sus últimos grandes proyectos: el HafenCity, un plan urbano que extiende el centro de la ciudad hacia al sur, y la fantástica Elbphilarmonie, que sobre el ladrillo de los antiguos almacenes portuarios sitúa el volumen vidriado de una sala de conciertos y ofrece su silueta ondulada de reflejos y transparencias como nuevo emblema. Hay que visitar Hamburgo, ciudad y puerto.


Etiquetas incluidas: