Infraestructura y urbanismo 

El futuro de la ciudad

Discurso ante la Asamblea General de la ONU

El futuro de la ciudad
Infraestructura y urbanismo 

El futuro de la ciudad

Discurso ante la Asamblea General de la ONU

Norman Foster 
22/06/2022


En octubre de 2020, en calidad de patrón de las Naciones Unidas para las ciudades, inauguré el Foro de Alcaldes en Ginebra. Diecinueve meses después, la población mundial ha aumentado en 151 millones de personas, de las que la mayoría ha acabado en ciudades. ¿Por qué? Porque las ciudades ofrecen más oportunidades, riqueza, libertad, educación, innovación y esperanza de vida. La ciudad es el mayor invento de la civilización, un acto de diseño que comienza con un plan. Pero las ciudades evolucionan, así que estos planes tienen que actualizarse.

Los planes directores tienen en cuenta la historia y el patrimonio, pero deben estar preparados para afrontar un futuro sostenible, ocupándose a largo plazo de la infraestructura física, pero también de cuestiones sociales como la vivienda, la educación, el espacio público, la biodiversidad, la cultura, la salud o el deporte. Los planes deben encarnar la Nueva Agenda Urbana de la ONU y sus objetivos de desarrollo sostenible.

En el plan está el ADN de la ciudad: ¿será compacta, peatonal, equitativa, bien conectada? ¿O se extenderá, devorando el campo y exigiendo costosos desplazamientos? La infraestructura es el pegamento que une los edificios: bulevares, puentes, metros y parques marcan la calidad de vida urbana. La pandemia ha suscitado dudas sobre la globalización. Con el cambio climático es necesaria una mayor conciencia local, de ahí la importancia de pensar globalmente para actuar localmente.

Con este espíritu, los equipos de planeamiento han de combinar una gestión bien informada y líneas claras de responsabilidad y liderazgo con las mejores habilidades de diseño para trazar un proyecto de futuro. Este será en gran medida bidimensional, con la zonificación de usos y de nuevos desarrollos, pero la ciudad es una realidad en tres dimensiones que pienso requiere emplear maquetas de trabajo. Este es el mundo creativo de los arquitectos, urbanistas e ingenieros, esenciales en la redacción de cualquier plan.

Una maqueta que muestre la expansión urbana no solo es una útil herramienta de planeamiento, sino que fomenta el debate y la participación entre distintos grupos de edad e intereses en el seno de la comunidad.

Por regla general, la ciudad se compone de un núcleo y su periferia, áreas de oportunidad para proyectos a corto plazo integrados en el marco más amplio de un plan director. La pandemia ha demostrado que podemos mejorar las ciudades dando espacio a los peatones, plantando árboles para absorber dióxido de carbono y embellecer al mismo tiempo. La planificación implica confrontar y abordar la inevitabilidad del cambio. La gente puede percibir el cambio como una amenaza, de ahí que necesitemos poder de convicción y diplomacia.

Me gustaría compartir una muestra de diplomacia ciudadana que se ha logrado a través del Foro de Alcaldes de la ONU. Antes de una reunión reciente, sugerí un proceder distinto. ¿Y si, en lugar de pronunciar discursos, los alcaldes enseñaban fotografías de ‘antes y después’ para enseñar mejoras de sus ciudades en beneficio de los habitantes? El resultado fue un éxito, así como un comprensible motivo de orgullo para los que presentaron.

Termino con optimismo ante el futuro. Por mi papel en la ONU, acudió a mí el alcalde de Járkov, la segunda ciudad de Ucrania, un polo cultural y e industrial devastado por los bombardeos. La mayoría de viviendas y hospitales han sido destruidos, aunque el alcalde ya piensa en su reconstrucción. Le propuse reunir a los mejores profesionales para pergeñar un nuevo plan director que preservase la herencia del pasado junto con la promesa de lo nuevo: en definitiva, proyectar Járkov como la ciudad del futuro. En sus horas más oscuras durante la Segunda Guerra Mundial, Londres elaboró un plan para su reconstrucción; plan que, en 2020, en el momento álgido de la pandemia, se actualizó. Creo que con ejemplos tan alentadores como este podemos mirar al futuro con optimismo.


Etiquetas incluidas: