Libros 

Críticos excéntricos

On Rosenberg and Banham

Libros 

Críticos excéntricos

On Rosenberg and Banham

Luis Fernández-Galiano 
01/11/2022


Dos libros recientes revisan las figuras de dos críticos excéntricos, el estadounidense Harold Rosenberg (1906-1978) y el británico Reyner Banham (1922-1988). La especialista en arte Debra Bricker Balken publica una obra monumental que es la primera biografía completa de un intelectual neoyorquino asociado habitualmente a la promoción del expresionismo abstracto, y que durante varias décadas fue una figura clave en la vida cultural de la ciudad; y el profesor de cultura visual Richard J. Williams ofrece una interpretación ecléctica de la vida y obra de un escritor prolífico e iconoclasta que desde los márgenes del establishment anglosajón renovó la percepción de la arquitectura moderna con su obsesión por la técnica y la cultura popular. De orígenes humildes, formados en disciplinas ajenas al foco de sus escritos y alejados de una carrera académica convencional, Rosenberg y Banham dejaron su mejor legado en artículos y libros: de hecho, la biografía del primero se pauta con las revistas en las que colaboró, y la del segundo con los volúmenes donde fue recogiendo sus intereses.

Hijo de un modesto sastre judío que trasladó a la familia de Harlem a Brooklyn, y graduado en derecho sin ejercer nunca la profesión, Rosenberg hizo compatibles sus convicciones marxistas con una testaruda independencia que le alejó de la comunidad intelectual progresista neoyorquina —a la que fustigó con artículos como ‘The Herd of Independent Minds’—, encontrando sus mejores interlocutores en el mundo de los artistas. De hecho, todavía hoy se le asocia sobre todo a un texto publicado en 1952 en ARTnews, ‘The American Action Painters’, que saludaría el movimiento también conocido como expresionismo abstracto, protagonizado por sus amigos Willem de Kooning y Jackson Pollock. Balken presenta su trayecto vital e intelectual jalonado por las revistas con las que estuvo vinculado, desde las iniciales Poetry y The New Act, a través de la combativa ArtFront, las efímeras American Stuff y Possibilities, la influyente Partisan Review —marco de los debates ideológicos con su gran rival, el crítico formalista Clement Greenberg—, la famosa de Sartre Les Temps Modernes, la originalmente judía Commentary, la californiana Artforum y la muy gráfica Location, para terminar con la prestigiosa New Yorker, donde ejerció como crítico de arte hasta su muerte. Disperso en esa galaxia de publicaciones, pero con colecciones de artículos como los agrupados en The Tradition of the New, un libro de 1959 que se sigue reimprimiendo, Rosenberg cristaliza en su itinerario unos debates estéticos y políticos desarrollados en el segundo tercio del siglo XX y todavía pertinentes hoy.

Una generación más joven, Peter Banham nació en una familia de clase obrera en Norwich, se formó como técnico en la Bristol Aeroplane Company durante la Segunda Guerra Mundial y acabó graduándose en el Courtauld Institute of Art londinense, donde el historiador Nikolaus Pevsner dirigió su tesis, que aparecería en 1960 como Theory and Design in the First Machine Age bajo su nombre adoptado Reyner. Tras una etapa en la Architectural Review y otra en la Bartlett School of Architecture, durante las cuales publicaría los influyentes The New Brutalism y The Architecture of the Well-tempered Environment, Banham cruzaría el Atlántico en 1976 para enseñar en Buffalo y Santa Cruz, y a esta fase corresponden sus libros americanos. Los Angeles: The Architecture of Four Ecologies, Scenes in America Deserta, Megastructure y A Concrete Atlantis. Este conjunto de obras sirve a Williams para examinar los múltiples Banhams, el futurista, el nuevo brutalista, el amante de los coches, el ambientalista, el angelino, el loco por el desierto y el experto en ruinas, coloreados todos esos papeles por una disposición teatral que se extendía a su pintoresco atuendo y que le hacía aparecer inconsistente. Desde su defensa del consumo energético masivo cuando The Silent Spring y la contracultura habían creado una opinión opuesta, su elogio de Los Ángeles en el momento de mayor contaminación del aire en una ciudad juzgada un desastre ecológico, y hasta su panegírico del automóvil cuando su mujer Mary, amputada de una pierna tras un cáncer, era la encargada de conducir el coche familiar, Banham desafió toda convención con una prosa prolífica y provocativa que continúa estimulándonos y enfadándonos en igual medida. 


Libros reseñados:
Etiquetas incluidas: