Actualidad 

América, América

Trump: a New Actor on Stage

28/02/2017


La inesperada victoria de Trump no ha sido menos inesperada que la que un día obtuvo Obama. Resulta tan extraño que los estadounidenses hayan dado el poder a un magnate populista y potencialmente peligroso, como que en su momento se lo dieran al hijo de un keniano musulmán, por mucho que este haya pasado por las mejores universidades. Visto con perspectiva, la inexorable ley newtoniana —a toda acción sigue una reacción— ha vuelto a cumplirse, y está por verse si este juego de equilibrios no terminará desajustando del todo el sistema. Mientras tanto, el cambio político se expresa en la arquitectura. Dos serán los grandes proyectos legados por la iniciativa personal de Obama. El primero es la biblioteca presidencial que se levantará en Chicago de la mano de los neoyorquinos Billie Tsien Architects, quizá para compensar la demolición de su obra más relevante, la fachada del American Folk Museum. Más personal aún es el encargo a David Adjaye—un arquitecto africano tan educado y cosmopolita como el propio Obama— de la ‘pirámide’ del National Museum of African American History, que acaba de terminarse en el mall de Washington D.C., entre el obelisco y la Casa Blanca, en el lugar más simbólico del país. Experto en el mundo inmobiliario, Trump no ha replicado hasta ahora más que con el hotel inaugurado poco antes de su victoria a pocos metros de la pirámide de Adjaye, pero es quizá una premonición de obras más faraónicas y útiles, como el prometido Muro que le dio tantos votos y del que, de momento, prefiere no acordarse.


Etiquetas incluidas: