Sede de la Filarmónica de Brandemburgo, Potsdam
Rudy Ricciotti 

Sede de la Filarmónica de Brandemburgo, Potsdam

Rudy Ricciotti 


En una manzana residencial del centro histórico de Potsdam, antigua residencia de la corte de Federico II, se encuentra la Nikolaikirche de Schinkel, que fue seriamente dañada durante la II Guerra Mundial. Parte de sus funciones parroquiales las asumió la Nikolaisaal, un edificio construido a comienzos del siglo XX por Richard Herzner de Zehlendorf y remodelado por Hans Dustmann en 1933. En los últimos años de la RDA se culminó la restauración del refectorio de la Nikolaikirche, y ello hizo redundante la Nikolaisaal. El Ayuntamiento de Potsdam decidió entonces demolerla para construir en su lugar una sala de conciertos como sede de la Orquesta Filarmónica de Brandemburgo. Finalmente se adoptó, a través de un concurso, la opción ahora materializada: la sala parroquial es el punto de partida de la nueva sala de conciertos. 

Se ha procurado conservar lo existente en la medida de lo posible, poniendo en valor el rigor racionalista que aportó Dustmann; orquestar el espacio disponible alrededor del auditorio; y diseñar unas condiciones acústicas óptimas en función de la morfología de la parcela. El vestíbulo de la Nikolaisaal se recupera como atrio de acceso, y su severa configuración queda acentuada por la elección de un único color, mezcla de verde y gris, del que se obtienen distintos matices según el acabado de las superficies. Estos brillos oscuros remiten a la estética nacional socialista; sin embargo, las gigantescas luminarias, diseño del artista berlinés Fred Rubin, tienen un sello inconfundible de comité central comunista. Pero todo es parte de una escenografía voluntariamente espartana, que busca acentuar el contraste con el recinto musical propiamente dicho. 

El encuentro entre la sala sinfónica y sus espacios servidores se pone de manifiesto en el costado oeste con un muro curvo revestido de madera rojiza, como el vientre de un contrabajo. Esa directriz marca la geometría del auditorio, que se libera de la axialidad del vestíbulo en una actitud que remite más a la experiencia barroca que a la deconstrucción. De proporciones generosas y superficies níveas, el interior, al que se accede desde la entreplanta del vestíbulo, es compacto y alargado, con paredes mórbidas salpicadas de protuberancias irregulares que parecen burbujas de lava fría y desempeñan una función acústica. 

En la última planta, ocupando la cabecera del edificio, se sitúa la gran sala de ensayos, abierta a la ciudad mediante un generoso ventanal horizontal. Exteriormente, el volumen monolítico está coronado por una cubierta curva de planchas de cobre preoxidado, material que se ha empleado también para forrarlos alféizares —con distinta pendiente— y capialzados de las ventanas. El despiece musical de los paneles de hormigón, colocados según un patrón aparentemente azaroso, se refuerza con los huecos rasgados en vertical...
[+]


Obra
Sede de la Orquesta Filarmónica de Brandemburgo, Potsdam. 

Cliente
Ayuntamiento de Potsdam. 

Arquitecto
Rudy Ricciotti. 

Colaboradores
F. Pyra, J. Moralès, T. Reichert (proyecto); HSS, A. Wiege, D. Bauer (dirección técnica); Büro Zauft, Air Ingenieur Büro (estructura); Fred Rubin, Joep van Lieshout, Ulrich Lamsfuss, VEB Perfekt (consultores artísticos); Frédéric Du Chayla (escenografía); Thermibel (acústica); Die LichtPlaner (iluminación). 

Fotos
Heike Ollertz, Philippe Ruault.