Museo Brandhorst

Sauerbruch Hutton 


Ubicado en el distrito de Maxvorstadt, en la esquina noroeste del Barrio de los Museos de Múnich —donde se sitúan la Alte Pinakothek, la Neue Pinakothek, la Pinakothek der Moderne, y la Staatliche Graphische Sammlung— el Museo Brandhorst consiste en una pieza longitudinal rematada por un volumen de acceso de mayor altura. Ambos cuerpos están unidos por una ventana horizontal continua que divide el museo visualmente en dos niveles. En el prisma del acceso, este hueco se transforma en una generosa superficie de vidrio que marca la entrada. Dentro, el edificio posee tres plantas de exposiciones con una altura libre media de nueve metros. El lado sur alberga los espacios de administración y el depósito a lo largo de ocho plantas de 3,90 metros de altura. Además de las galerías, el proyecto acoge un vestíbulo, una cafetería, una tienda de libros, salas para seminarios, despachos, espacios para el personal de seguridad, un muelle de descarga, talleres de exposiciones, estudios de restauración y almacenes. 

En el interior de las salas domina la luz natural cenital. Esto es posible no sólo en la planta superior, como es lo habitual, sino también en la planta bajo rasante —gracias al desplazamiento de este nivel respecto a la proyección del cuerpo superior— y en la planta baja, donde un sistema de reflectores conducen la luz lateral al cielo raso de las salas, creando unas condiciones lumínicas homogéneas. Este uso de la luz natural contribuye al ahorro en el consumo energético, que ha sido una de las principales preocupaciones de los arquitectos. Igualmente, además de sistemas mecánicos convencionales de calefacción y refrigeración, se han introducido conductos bajo la superficie de los elementos estructurales por los que fluye el agua templada procedente del subsuelo de la ciudad. 

Si el interior del museo tiene como principal propósito crear las condiciones idóneas para la exposición de obras de arte —una colección cedida a la ciudad por Udo Brandhorst que incluye obras de Andy Warhol, Bruce Nauman, Sigmar Polke o Joseph Beuys, entre otros muchos—, en el exterior, una fachada de 36.000 barras cerámicas policromadas busca llamar la atención sobre el carácter representativo y cultural del edificio. Las piezas, de 23 colores diferentes, se agrupan en tres familias tonales que subrayan la independencia formal de los volúmenes que constituyen la estructura. Vistas a cierta distancia, estas superficies adoptan colores neutros de diversa luminosidad, mientras que en su proximidad, se desvela la intensidad cromática que define cada barra cerámica individual.


Cliente Client

Estado de Baviera. Ministerio Bávaro de Ciencia, Investigación y Arte. Departamento de Obras Públicas de Múnich (gestión de proyecto project manager)

Arquitectos Architects

Matthias Sauerbruch, Louisa Hutton, Juan Lucas Young

Colaboradores Collaborators

David Wegener (jefe de proyecto project architect), Peter Apel, Rasmus Jörgensen, Mareike Lamm, Jürgen Bartenschlag, Philip Engelbrecht, Andrea Frensch, Michaela Kunze, Jörg Albeke, Britta Aumüller, Philipp Eckhoff, Angelika Fehn Krestas, Ramiro Forné, Felix Habich, Tanja Kausch-Löchelt, Andrew Kiel, Seamus Kowarzik, Marie Langen, Ilja Leda, Constantin von der Mülbe, Daniela McCarthy, Sandra Peters, Markus Pfeifer, Maria Saffer, Birgit Schönbrodt, Marc Schwabedissen, Kerstin Treiber, Anja Vogel; Marcus von der Oelsnitz, Rasmus Jörgensen, Mathias Mund (gestión de obra construction management)

Consultores Consultants

Ingenieurbüro Fink (estructura structure); Ingenieurbüro Ottitsch (acondicionamiento y fontanería HVAC and plumbing); Zibell, Willner und Partner (electricidad electrical engineering); Arup Lighting (iluminación natural daylight planners); Adelheid Gräfin Schönborn (paisajismo landscaping); Doerner Institute (conservación preventive conservation)

Fotos Photos

Jan Bitter/Cy Twombly, Anette Kisling, Annette Kisling/The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Haydar Koyupinar/bayer.bastaatsgemäldesammlungen