El grupo editorial alemán Axel Springer convocó en 2013 un concurso para ampliar su sede original de Berlín con un nuevo edificio que fuera el símbolo y el escenario de su transformación desde la edición tradicional en papel hacia la publicación en los nuevos medios digitales. Con 52.000 metros cuadrados de espacio de trabajo para más de 3.000 empleados, el volumen prismático adaptado a la forma del solar presenta un interior atravesado diagonalmente por un gran vacío que se abre hacia los edificios existentes de la editorial. Este atrio de 45 metros de altura es el resultado de la superposición de plantas aterrazadas y trece puentes que crean conexiones entre las secciones. La forma de las terrazas se repite simétricamente en los niveles superiores para crear la cubierta del atrio, atravesada por unos grandes lucernarios que iluminan estratégicamente el interior. La planta baja del edificio alberga espacios de carácter público para abrir el edificio hacia la ciudad, como estudios, salas de eventos o exposiciones y zonas de restauración. El público general puede visitar tres niveles: el lobby de la planta baja, un puente mirador sobre el atrio para observar el funcionamiento de la editorial, y un bar en la azotea.