Bodegas 14 Viñas

Sancho Madridejos 


Situado en la carretera que une Ciudad Real con Picón —un pequeño municipio de 675 habitantes que se encuentra 13 kilómetros al noroeste de la ciudad manchega—, el solar que ocupa la bodega, al norte de la parcela, presenta un desnivel de siete metros entre la arista superior y la inferior.

Como punto de partida, la propuesta busca un doble objetivo: respetar los recursos naturales y reducir el impacto de los residuos, a través de la reutilización y el reciclaje. Tres condicionantes previos determinan el planteamiento del proyecto: el lugar, el área de situación y el programa. El primero de ellos, derivado de la situación de la bodega en un entorno emblemático, lleva a plantear un edificio exento con un marcado carácter singular, y a proponer una solución respetuosa con el paisaje y de bajo impacto ambiental, capaz de adecuarse tanto a la escala como a los tonos de color predominantes en la zona. En segundo lugar, la situación de la bodega — semienterrada en lo alto de una ligera colina desde cuya ladera se domina el paisaje y el viñedo localizado al sur— le confiere una condición de espalda-frente que polariza el proyecto y diferencia claramente la cara norte de la cara sur, abriendo los espacios que lo necesitan a las vistas al Sur en la fachada más representativa, mientras las necesidades industriales se ubican protegidas tras el edificio al Norte.

Se consigue de esta forma que, pese a su carácter industrial, el proyecto se integre armónicamente en su entorno, asociándose con los elementos circundantes. En cuanto al programa, el edificio se plantea como una pieza compacta rectangular de 85,50 metros de largo y 23,10 metros de ancho en la que se incluyen todos los elementos necesarios ordenados para el óptimo desarrollo industrial de la bodega.

Dos elementos esenciales componen la bodega: en primer lugar el basamento, que está organizado en dos niveles, uno bajo de hormigón, de carácter macizo y aislante, y uno alto más ligero y metálico, de carácter marcadamente tectónico. En segundo lugar la piel metálica plisada, de aluminio pintado no reflectante mate, que cubre el basamento y aporta a las fachadas un cierto carácter mimético.


Respecto al funcionamiento de la bodega, el edificio está polarizado en dos sectores según los diferentes usos; uno de ellos es el industrial, al noroeste, donde se ubica la maquinaria y los procesos químicos relacionados con la producción del vino. El otro sector es el de administración, al sureste, que acoge oficinas, salas de reuniones, comedor, vestuarios y aseos, con mayor nivel de acabado y espacios relacionados de forma más compleja.



Cliente

14 Viñas

Arquitectos Architects

S-M.A.O: Juan Carlos Sancho, Sol Madridejos

Colaboradores Collaborators

Anja Lunge (jefe de proyecto project architect); Carlos Seco, Enrique Tazón, Carlos Chacón, Ana Vinagre, Goretti Díaz (equipo project team)

Consultores Consultants

NB-35 / Alejandro Bernabéu (ingeniería estructuras structural engineering); Larson - Industrias Grafer (fachada facade)

Fotos Photos

Jesús Granada, Juan Carlos Sancho