Libros 

Polis y política

Del papel social de los arquitectos

Polis y política
Libros 

Polis y política

Del papel social de los arquitectos

Alba Carballal 
30/06/2012


Si no somos parte de la solución, somos parte del problema. Tal es la tesis y, al mismo tiempo, la moraleja del libro Arquitectura y política. Ensayos para mundos alternativos, recientemente publicado por los arquitectos Josep Maria Montaner y Zaida Muxí, que llevan años dirigiendo sus esfuerzos hacia una crítica responsable de la profesión. Con una prosa libre de adornos y un arsenal de datos y ejemplos que resultan altamente clarificadores y pedagógicos, en el texto se tocan de forma introductoria todos los defectos sociales, ecológicos y políticos que la ciudad posmoderna, globalizada y especulativa, presenta en su engranaje.

A pesar de no ser más que una toma de contacto, el libro plantea los problemas asociados a la arquitectura y el urbanismo que se vienen desarrollando en las últimas décadas desde la perspectiva diversa y crítica que otorga la condición de ciudadanía. El lector no encontrará entre sus páginas un tratado de estética formalista y vacuo, sino los fundamentos fuertes para una ética profesional que suele estar presente en la teoría, pero no en la praxis, a menudo destructiva y violenta, que se ejerce de forma sistemática y estructural desde una hipócrita doble moral arquitectónica.

La cara perversa de la globalización a la que estamos expuestos trae consigo cambios sustanciales que caracterizan las ciudades y el urbanismo de principios del siglo XXI. La pasividad con que se afrontan desde las altas esferas políticas fenómenos como la degradación paulatina del planeta, la violencia que condena a los habitantes de los slums periféricos, el neofeudalismo inmobiliario que mantiene las viviendas vacías, o la situación de pobreza a la que se ven sometidos millones de personas en el mundo, sólo se puede combatir con un cambio de paradigma que, probablemente, tendrá que ser impulsado desde el civismo y la ciudadanía, y respaldado por una generación de arquitectos comprometida tanto en el terreno de lo social como en el de lo ecológico.

Aun siendo el panorama que presentan desolador, Montaner y Muxí no dejan lugar para el pesimismo o la resignación, sino únicamente para tratar de dignificar desde la arquitectura dos hechos que, leyendo a Hannah Arendt, son intrínsecos a la existencia humana: la labor doméstica y la acción política. La tarea del arquitecto ha de ser, forzosamente, proyectar espacios óptimos para ambas esferas. Así, uno de los ejes centrales del libro se centra en las alternativas, que abarcan desde una oda a la autoconstrucción regulada y a la ciudad densa hasta la apuesta por una crítica involucrada y responsable desde los movimientos sociales y los círculos intelectuales.

Adoptando una perspectiva crítica que toma del marxismo la denuncia de la configuración neoliberal del mundo globalizado, se persigue una nueva orientación de los argumentos detractores de la modernidad capitalista y de la apología del desarrollismo sin límites que comporta. Y es que, más allá de toda ideología política, lo que pretende demostrar este libro es que la figura del arquitecto cómplice del poder, creador y elitista que tan hondamente ha calado en las sociedades occidentales desde mediados del siglo XX —y que a principios del XXI se ha rematerializado en el star system global— pierde toda su legitimidad en el momento en que su obra entra en conflicto con los intereses de una ciudadanía volcada en el activismo por la defensa de sus derechos fundamentales, a los que el arquitecto no puede dejar de subordinarse.


Libros reseñados:

Arquitectura y política

Ensayos para mundos alternativos

Etiquetas incluidas: