Arts and Culture  Exhibition 

Women in Venice

The Experience of Art and Commitment

Juan Antonio Ramírez 
30/06/2005


Pipilotti Rist, Homo sapiens sapiens, 2005 (videoinstalación)

Hemos leído por ahí que la Bienal veneciana de este año, la número 51, no tiene argumento. Pero no es verdad, sí que lo tiene, y está enunciado con toda claridad al principio de la exposición del Arsenale, donde reciben al visitante unos explícitos cartelones de las Guerrilla Girls. Benvenuti alla Biennale feminista!, se lee en el de la izquierda. Cuatro mujeres con careta de gorila sostienen pancartas con leyendas en inglés tan alusivas como éstas: «Mujeres directoras ¡por fin!», «El pabellón francés tiene la exposición individual de una mujer», o «38% de mujeres artistas en las exposiciones colectivas». En frente, y en la sala adyacente, una vez franqueado el umbral de la entrada, hay otros trabajos del mismo tipo en los que este grupo de guerrilleras (en inglés ‘guerrilla’ suena muy parecido a ‘gorila’) critican severamente la supremacía del hombre blanco y la subordinación de la mujer en la sociedad contemporánea. Por si esto fuera poco, cerrando esa sala inicial, en un lugar privilegiado, se sitúa la gran lámpara hecha con tampones de la joven artista portuguesa Joana Vasconcelos. Se titula La novia, como si aludiera de modo perverso a los trabajos sobre el tema de Marcel Duchamp, pero con un desvío de la temática amorosa hacia la afirmación, casi insolente, de la mera condición biológica femenina. Yo no veo aquí muchas bromas pueriles sino una invitación a sacar conclusiones radicales: el arte femenino, se nos viene a decir, debe partir de la propia diferencia corporal y asentarse ‘genitalmente’; es, casi, una propuesta hembrista que tiene algo de reflejo especular, o caricatura, del razonamiento testicular típico de la antigua cultura machista... [+]


Included Tags: