Museo del Horno Imperial de Jingdezhen
Studio Zhu-Pei 

Museo del Horno Imperial de Jingdezhen

Studio Zhu-Pei 


Considerada la cuna de la cerámica y la porcelana de China, la ciudad de Jingdezhen situada en la provincia de Jiangxi inició su vínculo con esta industria en el siglo V, cuando se crearon allí los primeros talleres artesanos para posteriormente ser sede de los hornos cerámicos de los emperadores chinos.

Obra del estudio de Pekín liderado por Zhu Pei, el museo está situado próximo a los restos del histórico Horno Imperial. La composición de bóvedas de ladrillo de diferentes tamaños, curvaturas y longitudes está inspirada en la forma tradicional del horno, integrándose cuidadosamente entre las ruinas existentes, algunas de ellas encontradas durante la construcción. Las estructuras de hormigón están revestidas con ladrillos nuevos y reciclados, provenientes de la demolición de los hornos necesaria cada tres años para mantener su rendimiento térmico. De esta manera, la reutilización de los ladrillos define la tradición constructiva local.

Las formas arqueadas del museo se prolongan por debajo del nivel de la calle. Por ello, el edificio consigue mayor flexibilidad para adaptarse a un sitio complicado y reducir su escala con respecto a la altura de los edificios históricos circundantes. A su vez, la inserción del edificio en el terreno genera una serie de espacios íntimos en un juego entre interiores y exteriores, luces y sombras.

La distribución se realiza en torno a cinco patios hundidos de distintos tamaños, basados en temáticas diferentes (oro, madera, agua, fuego y tierra), que reflejan el antiguo pensamiento chino y, a su vez, se asocian con técnicas de fabricación de la porcelana. 


Foto: Studio Zhu-Pei