Libros 

Sobre bóvedas

On Vaults

Sobre bóvedas
Libros 

Sobre bóvedas

On Vaults

Enrique Rabasa 
28/02/2013


En poco tiempo, el Instituto Juan de Herrera ha publicado dos nuevos libros de gran interés para la historia de la construcción. Uno de ellos abre el periodo clásico de la disciplina. Durante el siglo XIX, comenzando por el libro de Rondelet, los textos que enseñaban construcción eran en buena medida compendios de grandes obras del pasado. Las edificaciones eran aún obras de fábrica, sin la diferenciación de un esqueleto como el que ahora llamamos estructura resistente, y enseñar a construir era enseñar la forma y el equilibrio de lo ya construido. Pero junto a esto, algunos estudiosos comenzaron a intentar entender la evolución histórica de los procedimientos constructivos. Destacaron especialmente los padres de la disciplina, Choisy y Viollet-le- Duc, pero antes que ellos, y dejando impronta en ambos (más especialmente en Choisy), Robert Willis, catedrático de Cambridge, había explicado con rigor y a partir de la observación inteligente, conceptos esenciales del sistema gótico.

El libro de Willis, La construcción de las bóvedas en la Edad media, fue una lectura juvenil de Choisy, quien quedaría marcado por sus reflexiones y también por sus dibujos. De hecho, las axonometrías de Choisy están inspiradas en él. Robert Willis explica, a partir de sus experiencias y observaciones, los métodos de trazado y control de la forma de los puntos principales de las bóvedas góticas, los enjarjes y las claves. Además, analiza la forma de las bóvedas inglesas (recurriendo a procedimientos simples pero brillantes), y la manera en que la alteración de algunas variables sencillas da lugar a apariencias diferentes. Esta parte está más centrada en las bóvedas de su país, incluyendo las que llamamos bóvedas de abanico, pero las observaciones sobre trazados en relación con los procesos de talla son universales, y quedaron recogidas por los dos autores franceses mencionados (lo que, dado el sesgo chovinista de ambos, es una garantía de generalidad).

El otro texto recién publicado, Bóvedas: su construcción y empleo en la arquitectura, del holandés Henri J. W. Thunnissen, fue elaborado en los años 1940, cuando el interés por las bóvedas había decaído, y aún estaba lejos el actual renacer de la mano de los congresos internacionales de historia de la construcción. Sin embargo, recoge en cierta forma las tradiciones propositiva e histórica. Se trata de un compendio que muestra a través del dibujo a línea (una ‘línea clara’ de la que se puede considerar precursor a Choisy), muchas veces redibujando a otros autores, un panorama enormemente atractivo de las posibilidades y de la historia de las bóvedas. Thunnissen quiere promover la realización real de arcos y bóvedas, y presenta una introducción abstracta, un recorrido histórico, muy marcado por el interés práctico en aprender, y una muestra de obras contemporáneas. Es un libro para disfrutar, legible en varios niveles, pues contiene información general claramente expuesta, pero el conocedor podrá distinguir lo que es tomado de otros de lo que es elaboración propia, y aquello otro que pertenece a un entorno cultural más próximo al autor.

Así pues, ambos libros presentan un gran atractivo y recogen el principio y el final de un periodo. Sin embargo, la coincidencia es casual. Quien conozca el rigor y dedicación con los que el editor de ambos, Santiago Huerta, prepara las publicaciones, imaginará bien la larga serie de elaboraciones, que ha sido necesario pasar en ambos casos, y que no son compatibles con conveniencias editoriales. La traducción de Willis, por Elena Pliego, se ha hecho de manera concienzuda y se acompaña de un estudio del personaje a cargo de Alejandra Albuerne, y la edición del libro de Thunnissen ha tenido que superar obstáculos en una búsqueda que ha durado años, y ha sido posible gracias a la traducción del profesor Rafael García, quien añade una introducción, por cierto, seguida de una presentación por parte de la hija del autor. 


Etiquetas incluidas: