Arte y cultura  Entrevistas 

Entrevista con Hans Ulrich Obrist

Comisariado crítico

Jacobo García-Germán  Inmaculada Maluenda  Enrique Encabo 
31/10/2010


Pabellón Serpentine de SANAA (2009)

Pregunta: La suya es una actividad paradójica, en tanto que supone la trastienda visible del dominio público. Podría decirse que usted es, ante todo, un ‘seleccionador’. ¿Cómo describiría su propio trabajo?

Respuesta: Soy comisario [curator]. La noción de ‘comisario’ es hoy muy distinta a lo que fue en sus inicios, en el siglo XIX, cuando el término surge del vocablo latino curare, que significa ‘cuidar’. Entonces se trataba, fundamentalmente, de una profesión museística, la de un cuidador de objetos. Pero, a lo largo del siglo XX podría decirse que las exposiciones se han convertido en un medio de expresión tanto de artistas como de arquitectos, que ya no consisten únicamente en la instalación de un conjunto de obras en un espacio, sino en muestras holísticas, montajes temporales, disposiciones de objetos como las que realizaba Duchamp. Todos recordamos exposiciones que inventaron nuevas formas de ‘mostrar’; así que, desde ese punto de vista puede decirse que la función de un comisario ha sufrido cierto desplazamiento y hoy en día es algo distinta, pues hay un largo recorrido desde ese sentido original de la palabra. Lo que está claro es que ahora, a principios del siglo XXI, el término ‘comisariar’ se usa cada vez más. En mi caso, crecí observando a una generación de comisarios que me inspiraron, pero mi principal referencia siempre fueron los artistas y los arquitectos, y cómo se servían de las exposiciones como un medio de expresión tanto de la imaginación como de la creatividad...


Etiquetas incluidas: