Arts and Culture  Exhibition 

Tamed Surrealism

Pros and Cons of Hindsight

Juan Antonio Ramírez 
05/06/2002


Hans Bellmer, La Poupée, 1932-1945

La révolution surréaliste es el título que tenía la primera revista ‘oficial’ del movimiento animado por André Breton. Pero aquel grupo había forjado sus armas en otras publicaciones periódicas anteriores, como Littérature, y no es casual que una cabecera tan neutral como ésta fuese sustituida por otra impregnada en el aura de violencia compulsiva que suscitaba el fantasma de la ‘revolución’. Estamos hablando de la agitada Europa de entre-guerras, desgarrada entre pulsiones políticas contrapuestas, y muy marcada por los acontecimientos que condujeron a la creación de la Unión Soviética. El surrealismo heredó el espíritu de rebeldía de las vanguardias artísticas precedentes, pero quiso ir más lejos, sobrepasar a la pobre acción social ejercida por el dadaísmo. De ahí su imitación de las estrategias de los partidos políticos y de las organizaciones laborales revolucionarias: concebido al modo de una célula, el grupo surrealista quiso verse a sí mismo como un generador de energías, un catalizador de experiencias que, al extenderse por todo el tejido social, provocarían a medio plazo la gran transformación liberadora a la que todos ellos aspiraban...
[+]


Included Tags: