Books 

David Chipperfield, presencias sólidas

David Chipperfield, presencias sólidas
Books 

David Chipperfield, presencias sólidas

Adela García-Herrera 
30/04/2004


«Hasta hoy, la arquitectura de David Chipperfield ha dependido insólitamente del muro perimetral y su potencial bidimensional como generador de volumen y masa, y, aun más importante, de su capacidad para convertir el volumen en masa, y viceversa.» Como en tantas ocasiones, Kenneth Frampton da en el clavo; y por si quedaran dudas, el propio Chipperfield lo confirma: a la hora de recapitular encuentra que continúa hoy pensando lo mismo que ayer, sigue creyendo en lo que él llama ‘presencia arquitectónica’, algo de naturaleza sólida que se construye alrededor de la interpretación de un ritual cotidiano.

Vinculado a España por afectos personales —veranea en la localidad gallega de Corrubedo, donde se ha construido una casa— e intereses profesionales —son varios los proyectos que tiene en nuestro país—, el arquitecto británico ha confiado el trabajo realizado en los últimos diez años a la editorial Polígrafa, que le ha confeccionado un volumen exquisito, con tapas negro mate —que lucen en relieve un fragmento de la fachada de sus viviendas madrileñas— y papel color vainilla para los textos, donde el rigor ortogonal de Chipperfield muestra su cara más exquisita.

En la carrera de este londinense nacido en 1953, que estudió en la Architectural Association y colaboró en sus comienzos con Richard Rogers y Norman Foster, la última década ha sido fundamental y meteórica. Chipperfield abrió su estudio en 1985 y se dio a conocer con obras de pequeña dimensión, a través de las cuales era patente que había escogido un camino propio, podría decirse que poco frecuentado entonces por sus compatriotas, de laconismo y abstracción.

«La arquitectura está en un gran momento, pero la ciudad, o la idea de ciudad, parece haberse olvidado.» Con el cambio de escala aparece un Chipperfield atento a la ciudad y a los problemas de continuidad urbana, que se aventura en el territorio de lo orgánico —como en la biblioteca de Des Moines, en Iowa, o en la Ciudad de la Cultura de Ansaldo, en Milán— para abrirse a lo que le rodea, y que encuentra en los proyectos de rehabilitación una estimulante fuente de conocimiento, confesando abiertamente que la intervención que lleva a cabo en el Neues Museum de Berlín es el más fascinante de sus proyectos.

Rik Nys, autor de la entrevista que incluye este libro —junto a la introducción de Frampton y ensayos de Jonathan Keathes en torno a las casas, los museos, los proyectos públicos y las tiendas—, opina que la ordenación alfabética de los proyectos sugiere yuxtaposiciones temáticas insólitas, pero la intención de Chipperfield es proyectar una imagen de coherencia, que su trabajo se entienda como concatenación de ideas. Desde esa perspectiva, todo cuenta, y los concursos perdidos o las piezas de mobiliario actúan como cajas de resonancia de las obras últimas.


Reviewed books:

David Chipperfield

Arquitecturas 1990-2002

Included Tags: