Centro Canalejas en Madrid
Estudio Lamela 

Centro Canalejas en Madrid

Estudio Lamela 


La intervención de la firma liderada por Carlos Lamela implica la remodelación de siete edificios históricos madrileños, situados en Alcalá 6, 8, 10, 12 y 14, plaza de Canalejas 1 y carrera de San Jerónimo 7. Las fincas se encontraban en desuso desde hacía más de una década, debido a que la entidad financiera propietaria se trasladó a una nueva sede.

Con 50.000 metros cuadrados de superficie sobre rasante y 25.000 bajo la misma, el complejo presenta una estratificación por plantas para albergar los diferentes usos: un hotel con 200 habitaciones de la cadena Four Seasons, con una superficie aproximada de 32.000 metros cuadrados; una galería comercial de 15.000 metros cuadrados con locales situados en las plantas sótano -1, baja y primera; 22 viviendas exclusivas, con una superficie construida total aproximada de 6.000 metros cuadrados, ubicadas en los niveles 5, 6, 7 y 8; y un aparcamiento subterráneo para 400 vehículos. Con el objetivo de integrar lo antiguo y lo contemporáneo, el complejo híbrido mantiene la identidad de los diferentes edificios con una geometría que sirve como base para el desarrollo general del proyecto, la cual presenta un eje de simetría en la bisectriz que conforma la edificación en Alcalá 14 y que se extiende al resto de los edificios.

Mediante un tratamiento unitario del conjunto, el diseño de las nuevas fachadas situadas en las plantas superiores, retranqueadas respecto a las históricas, trata de preservar la identidad de los siete edificios, minimizar el impacto visual de la intervención y mantener la escala urbana original. Además de conservar todas las fachadas y parte de la estructura original, se mantienen diversos elementos de valor histórico como lucernarios, cerrajerías, carpinterías de madera e incluso una cámara acorazada, entre otros. El interior de los edificios de nueva construcción está basado en forjados horizontales que posibilitan el uso unitario del edificio en sus diferentes plantas y se adapta a los niveles de las fachadas existentes mediante la introducción de peldaños o desniveles con rampas en las áreas próximas a las mismas.