Cabina de montaña

marte.marte architects 


Sobre una colina, frente a un bosque y al pie de una gran construcción vernácula de madera, se levanta en la localidad austriaca de Laterns una casa de geometría rotunda y blanca. Semejante a un témpano de hielo, pero evocador también de la imagen de una torre defensiva o una fortaleza, el edificio consta de cuatro plantas apiladas y conectadas mediante una escalera en espiral. El acceso se produce a una cota intermedia, a través de varios escalones volados que llevan a una plataforma abierta, estupendo mirador para contemplar el paisaje. Desde ahí, el programa se desarrolla hacia abajo con dos plantas dedicadas a habitaciones, y hacia arriba con otra planta más donde se disponen las zonas de estar.

La estructura se resuelve con muros de carga que, en la terraza, quedan disueltos para confiar el sostén de toda la construcción a la caja de escaleras situada en una esquina y a un machón de menor tamaño colocado en la esquina opuesta. Los muros están conformados por una doble hoja de hormigón armado, entre las cuales se ha dispuesto un generoso aislamiento térmico, dotándose así al edificio de armas pasivas para combatir el riguroso clima local. El hormigón visto y basto de la piel se matiza con los toques cálidos de las carpinterías y revestimiento interiores, todos ellos de madera de roble.