Ciencia y tecnología  Actualidad 

Logística inversa

NBBJ para Amazon

30/04/2018


Desde el comienzo de su andadura en 1994, Amazon se ha desmarcado del modelo urbano que siguen las principales compañías tecnológicas del mundo —que propone la construcción de sus sedes en entornos de trabajo alejados de las ciudades y con un carácter pretendidamente idílico— y ha insertado sus principales edificios en el centro de Seattle. Pese a este planteamiento —que responde al interés de la empresa por atraer trabajadores con un perfil fundamentalmente urbano—, y con la intención de que los empleados del gigante logístico puedan disfrutar de la naturaleza sin salir de la ciudad, el estudio norteamericano NBBJ ha levantado tres esferas vítreas conectadas entre sí, que funcionan como un gran invernadero y que albergan en su interior una selva amazónica en miniatura.

Sin embargo, parece que este reducto natural inserto en la trama urbana de Seattle garantiza el bienestar total de las plantas antes que el de las personas: las más de 400 especies vegetales que crecen en su interior necesitan que el edificio mantenga un nivel de humedad interno del 60% y una elevada temperatura para su adecuado crecimiento. Es posible que las burbujas de Jeff Bezos no sean más que otro de los productos distribuidos por la compañía, entregado en esta ocasión a la ciudad de Seattle; pero quizás estemos ante el inicio de un cambio de paradigma por el que los seres humanos dejemos de asumir el papel de productores para convertirnos, de una vez por todas, en un producto más. Un producto, eso sí, muy bien empaquetado.


Etiquetas incluidas: