Books 

Naturaleza, arte e ingeniería

Naturaleza, arte e ingeniería
Books 

Naturaleza, arte e ingeniería

Alejandro Bernabeu 
28/02/2010


«El hombre tiene la obligación de ser ingeniero». La afirmación de Ortega y Gasset adquiere todo su sentido en el ingeniero de caminos José Antonio Fernández Ordóñez (Madrid, 1933- 2000). La pasión y personalidad de Ordóñez abarcan muchas disciplinas que cruzan transversalmente la esencia de la ingeniería civil, profesión a la que dotó de una nueva presencia pública. Catedrático de Historia y Estética de la Ingeniería, miembro de la Real Academia de Bellas Artes, Presidente del Colegio de Caminos y del Patronato del Prado, es autor de algunos de los puentes más relevantes y significativos de nuestro pasado reciente. Muchos de ellos realizados en fructífera colaboración con Julio Martínez Calzón (Juan Bravo en Madrid, Martorell, Tortosa, el Centenario en Sevilla, el Arenal en Córdoba, sobre el Urumea en San Sebastián), los más recientes, el puente de Oporto y la pasarela de Abandoibarra en Bilbao, no llegó a verlos construidos.

La publicación, editada por José Ramón Navarro Vera, discípulo y amigo de Fernández Ordóñez, recoge una completa antología de sus escritos, combinando artículos conocidos (y reconocidos) con textos inéditos. La selección, organización y edición de los textos es cuidada y sugerente. Se evita la recurrente y anodina ordenación cronológica, agrupando los textos por temas de reflexión (Ingeniería, Naturaleza, Memoria, Maestros, Estética, Teoría del puente, Arte y artistas, Una utopía urbana y arquitectónica) que, precedidos por introducciones contextuales, ofrecen una visión coherente y compacta de su pensamiento. Pensamiento que defiende una concepción integral de la ingeniería, como síntesis de lo útil y lo bello, confluencia de naturaleza, historia y estética: ‘la ingeniería total’.

Los textos abogan por un entendimiento de la ingeniería en relación con la naturaleza, contrario a la agresión o destrucción del paisaje, pero también a la sumisión o subordinación de la obra construida. La naturaleza es el lugar de trabajo de la ingeniería, el medio en el que se sitúa y con el que se relaciona irremediablemente. Debemos por lo tanto admitir su papel transformador, su capacidad y potencial para poseer la naturaleza, para humanizarla y perfeccionarla. La ingeniería como «medio de apropiación poética de la naturaleza».

Su aproximación a la historia defiende el patrimonio de las obras públicas y ofrece una mirada lúcida y apasionada a la historia de la ingeniería civil. Una visión alejada del tópico, capaz de rescatar a los grandes maestros a la vez que desvelar sus contradicciones, proponiendo analogías entre ingenieros y creadores tan sugerentes como relacionar a Eugène Freyssinet con Picasso en su pasión creadora, el genio equilibrado de Thomas Telford con Velázquez, o asociar el espíritu barroco de Quevedo con Eduardo Torroja, paradigma este último de un ‘funcionalismo poético’ (la poesía, nuevamente, verdadero patrón del pensamiento y la sensibilidad de Fernández Ordóñez), que trasciende el ‘funcionalismo racionalista’ aunando intensidad, pureza formal y emoción.

Consciente de la relevancia de la belleza de la forma como problema estético mayor, invita a los ingenieros a asumir sin complejos la autonomía estética de la forma ingenieril, a adoptar una actitud consciente que permita superar la dicotomía funcionalidad-belleza, alcanzando «la alianza de razón e imaginación, de técnica y arte».

Es necesario que los ingenieros pensemos la ingeniería, y también que escribamos sobre la ingeniería. No sólo de los aspectos técnicos, sino de los valores constituyentes profundos: la historia, la relación con la naturaleza, la ética, la estética, la belleza y el arte de la ingeniería.

En 1971, en un artículo dedicado al puente de Juan Bravo, Fernández Ordóñez proponía completar la afirmación de Ortega: «Es cierto, Ortega tenía razón. El hombre tiene la obligación de ser ingeniero. Pero hay algo que Ortega no dijo —y que hoy es más urgente que nunca— y es que el ingeniero tiene la obligación de ser artista.» 


Reviewed books:
Included Tags: