El nombre de Cai Guo-Qiang no les sale automáticamente a los aficionados neoyorquinos a la cultura como el de Takashi Murakami. Esto empezo a cambiar en febrero, cuando el Museo Guggenheim presentó una exitosa retrospectiva de este artista nacido en China y residente en Nueva York, titulada ‘I want to believe’. Entre las muchas instalaciones llamativas expuestas se encuentra su legendaria Inopportune: Stage One, en la que presenta nueve Ford Taurus destellantes suspendidos acrobáticamente desde el techo de la rotonda... [+]


Included Tags: