Opinion 

Opening Frontiers

Towards an urban planning of human rights

Rosario del Caz  Pablo Gigosos  Manuel Saravia 
07/08/2002



Los dos materiales con que se construye la ciudad han sido siempre la in-migración y los derechos. Con gente que venía de fuera (emigrantes) y con el establecimiento de un conjunto de derechos que desembocaron en lo que se ha dado en llamar precisamente la ciudadanía. Recibiendo gente y reconociendo derechos, las ciudades han desplegado todo su atractivo: Florencia se desarrolló en los siglos XIV-XV «introduciendo el tema de las relaciones entre ciudadanos autóctonos y forasteros» (Franchetti); la taracea del Estambul otomano fue un ejemplo de convivencia pacífica entre personas y grupos de origen y credos diversos (De Nerval), con una voluntad de «vivir con el Otro, en medio del Otro» (Hichem Djait); las ciudades de ultra-mar pusieron de manifiesto la voluntad europea de «fusión de los universos locales, separados, en un solo universo» (Benevolo); la principal virtud de San Francisco es «una estructura de base para acoger los miles de nue-os residentes que se instalaron en un tiempo muy corto» (Reps); el arquitecto Hobrecht diseñó en 1858 un plan para hacer de Berlín una capital-metrópoli, afirmando que «por motivos de orden moral y, por tanto público, me parece que se debe aspirar no a la segregación sino a la integración»; lo que daba a la Alejandría de principios del siglo XX «un algo especial era su población cosmopolita: griegos, italianos, británicos, franceses, armenios, rusos, mezclándose unos con otros» (Haag); el tránsito de la Barcelona inmóvil del XVIII a la región metropolitana del XX, origen de un nuevo urbanismo, se fundamentó en una masiva inmigración campo-ciudad, primero, y un fortísimo contingente de población de otras regiones, después; la Nueva York a la que llegaban decenas de miles de inmigrantes detrás del sueño americano (la ciudadanía y oportunidades de mejora material) se convirtió en modelo urbano del mundo. Y así cuantas ciudades se quiera, que vivieron o viven sus mejores momentos abriéndose a la gente de aquí y de allá, dándoles fuero...
[+]


Included Tags: