Médiathèque, Sendai
Toyo Ito 


La propuesta que ganó el concurso de la mediateca es una extensión de trabajos anteriores en pos de la desmaterialización, como la casa de aluminio en Tokio, la estructura Silver Hut, la Torre de los Vientos o el desaparecido restaurante Nomad. Pero a diferencia de la ligereza de éstos, la mediateca se ha diseñado a prueba de terremotos y para resistir los vaivenes del mercado inmobiliario japonés. 

El proyecto se inició con un concurso abierto organizado por el Ayuntamiento en 1995, e incluye una biblioteca, una galería de arte, un teatro de proyecciones visuales y un centro de información para personas discapacitadas. En una convocatoria que evocaba la del Centro Pompidou de París —recuérdese la demanda de su primer director, Pontus Hulten, de un «museo sin paredes»—, se pidió un edificio poco convencional, un hito ciudadano. Se buscaban espacios flexibles que pudieran adaptarse a las demandas imprevisibles de las nuevas tecnologías, desde el punto de vista de las instalaciones, pero también de los usos. 

Desde el principio, la propuesta fue prototípica y conceptual más que formal, y constaba de tres elementos simples: ‘losas’, ‘tubos’ y ‘piel’. Las ‘losas’ son las piezas de forjado cuadradas de las siete plantas, cada una de las cuales representa un modo diferente de comunicación entre gente distinta, o esas personas y los diferentes medios de información. La altura de cada una de las capas definidas por las losas difiere de una planta a otra, pero son intercambiables. Los ‘tubos’ son 13 elementos arbolados que atraviesan los forjados y los soportan. Son elementos estructurales flexibles, que sirven asimismo para el transporte vertical y como espacio a través del que fluye información y energía. La ‘piel’ es el elemento de separación entre interior y exterior, es doble frente a la mayor arteria de tráfico y encierra las instalaciones en cubierta. 

Los paneles sandwich de 50 x 49 m con estructura de acero alveolada y juntas soldadas que forman las losas están cubiertos en su cara superior de una capa ligera de hormigón de 70 mm. Los tubos están hechos con esbeltos conductos de acero de paredes gruesas (120-240 mm de diámetro y 10-30 mm de espesor). Su uso como armazón triangulado de una sola capa consigue crear una estructura principal sumamente transparente y robusta, al tiempo que proporciona integridad y rigidez. 

La piel está fabricada con varios materiales. La mayor parte del muro exterior es de vidrio Profilit especialmente texturado. La cara oeste es opaca, y el resto son simultáneamente transparentes, opacas y translúcidas. Puntos y salpicaduras animan los paños transparentes y desvían la luz del sol. En la fachada sur, dos capas de vidrio forman una cámara reguladora de 1 metro con un sistema superior de apertura y cierre que reduce la necesidad de aire acondicionado y de calefacción; es una piel que respira. En la cubierta, unos dispositivos ópticos semejantes a espejos reflejan la luz del sol y la llevan hasta el corazón del edificio. 

Tipo y arquetipo
Las dos plantas de sótano son de almacenaje y aparcamiento. La baja contiene el vestíbulo de acogida, el restaurante y la tienda, más una ‘plaza abierta’ de 20 x 20 metros en su centro; en la primera se reúnen varias funciones —administración, centro de información, biblioteca infantil y salas multiuso—separadas por paredes onduladas translúcidas. Reunidas en una de doble altura, las plantas segunda y tercera constituyen el espacio combinado de biblioteca y depósito de libros. Los espacios de exposición de la cuarta planta se definen por sus paredes blancas; y la quinta, también de exposición, puede subdividirse y su techo metálico y negro permite que pueda usarse para representaciones teatrales. En la sexta, bajo el ático de instalaciones, una delicada piel curva de vidrio define una isla central, donde se aloja el teatro visual, rodeado de talleres informáticos. 

Con esta construcción simple, la Mediateca de Sendai es el arquetipo de una clase de arquitectura totalmente nueva para las dos identidades del hombre contemporáneo: el cuerpo que alberga un flujo de electrones, y el cuerpo primitivo sensible a la naturaleza.[+]


Obra
Mediateca de Sendai, Prefectura de Miyagi, Japón. 

Cliente
Ayuntamiento de Sendai. 

Arquitecto
Toyo Ito. 

Consultores
Sasaki (ingeniería); Otaki E&M, ES Associates y Sogo Consultants (instalaciones). 

Fotos
Hiroyasu Sakaguchi (pp. 64-65), Hisao Suzuki, Naoya Hatakeyama (p. 69)