Sede de la compañía Het Oosten, Amsterdam
Steven Holl 

Sede de la compañía Het Oosten, Amsterdam

Steven Holl 


Junto a la Academia Nacional de Artes Visuales renovada por Koen van Velzen y en lo que fue sede de una compañía de suministros médicos, se encuentran hoy las oficinas de la compañía inmobiliaria Het Oosten, dedicada a la construcción de viviendas de promoción privada y pública. Dicha compañía deseaba renovar su imagen, y buscaba una sede con personalidad que pudiera adaptarse a futuros cambios en su estructura organizativa. 

El antiguo Rijksmagazijn (1889), un edificio de ladrillo de estilo neoclásico, con cuatro alturas y en forma de U, se ha transformado mediante una operación que ha consistido fundamentalmente en ‘desnudar’ y ‘destripar’ el inmueble —restaurando sus elegantemente proporcionados interiores de forma que el espacio de trabajo pueda alterarse y crecer—, y en diseñar un pabellón adjunto en el lado de la Singelgracht, al borde del canal Singel, donde la orientación sur garantiza la mejor luz y donde se habían demolido una caldera y una chimenea. El conjunto, con entrada por el número 410 de Sarphatistraat y a través del patio decimonónico, alberga a los 268 empleados de la compañía en el viejo edificio, en tanto que la nueva construcción se destina a las actividades comunes y de carácter más público. 

En contraste complementario con lo existente, el nuevo edificio—cuyo proyecto se inspira en los parámetros musicales azarosos del compositor norteamericano Morton Feldman— es una caja con aberturas, revestida interior y exteriormente de pieles perforadas. 

El objetivo era conseguir una experiencia fenomenológica del espacio: con estos filtros y mediante la luz y el color se produce un efecto óptico de tela de araña, especialmente durante la noche, cuando el canal parece literalmente teñido y el juego cromático de reflejos alcanza toda su intensidad. Se ha colocado una membrana perforada de cobre prepatinado sobre la fachada; y en el interior, paredes y techos se han cubierto con hojas perforadas de contrachapado y aluminio que funcionan como velos, dejando ver notas de distintos colores, aplicados con pintura reflectante sobre fragmentos de las superficies envolventes. Con la luz natural y eléctrica o dependiendo del ángulo de visión, la volumetría del edificio y sus superficies se modifican. 

Lenguaje de luz
Las distintas capas de materiales perforados, desarrolladas de forma análoga a la ‘Esponja de Sierpensky’ —principio matemático de multiplicación infinita que comienza con cada cara de un cubo dividida en nueve cuadrados iguales, el central de los cuales desaparece, aunque esta disminución de volumen tiene el efecto paradójico de aumento de la superficie— contienen todas las instalaciones. El patrón para practicar las aberturas y para el uso del color ha sido tan aleatorio como un juego de dados, consiguiendo desdibujar los límites de lo construido y creando un lenguaje de luz y color que funciona desde dentro hacia afuera del edificio y viceversa. Este motivo de las superficies perforadas se traslada al viejo edificio, estableciendo un marco perspectivo para la sucesión de despachos. El entorno se ha convertido en un espacio público con un agradable paseo de ribera, bancos y árboles. Bajo el nuevo edificio, un aparcamiento robotizado proporciona plazas a 48 automóviles...
[+]


Obra
Sede de la compañía inmobiliaria Het Oosten, Amsterdam. 

Cliente
Woningbouwvereniging Het Oosten. 

Arquitecto
Steven Holl. 

Colaboradores
Justin Korhammer (director de proyecto), Hideaki Ariizumi, Martin Cox, Yon Hanaoka; Rappange & Partners (arquitectos asociados); Van Rossum (estructura); Technical Management (instalaciones); L’Observatoire International (luminotecnia). 

Fotos
Paul Warchol.