'GucklHupf' en Mondsee, Austria
Hans Peter Wórndl 

'GucklHupf' en Mondsee, Austria

Hans Peter Wórndl 


El GucklHupf se construyó a orillas del lago Mondsee como un objeto metafórico vinculado al Festival de las Regiones del Norte de Austria. Su nombre procede de la distorsión de los vocablos GucklHupf—típico pastel austríaco—y Guglhupf—una colina cercana— , y de la contracción de los verbos gucken y hüpfen, referidos a la acción de mirar y observar las cosas desde la posición más adecuada. El pabellón encama las ideas de lo opuesto y de lo provisional, conceptos reforzados por los cambios superficiales debidos al envejecimiento paulatino de los materiales.

El volumen se conforma, sobre un armazón de madera, con paneles multicapa compuestos de dos contrachapados hidrófugos que encierran una plancha de poliestireno extrusionado. Estos paños se fijan a la estructura mediante una serie de mecanismos que permiten diferentes movimientos, por lo que un mismo tablero puede adquirir distintas funciones. La variación define los usos del espacio, orienta las vistas y cambia la imagen constantemente: desde el hermetismo total, con todos los tableros plegados, hasta una disposición casi enteramente abierta. Así, más que un pabellón convencional, este edificio es un objeto vivo, en un estado de transformación continua aun después de haber concluido su montaje.

Durante los meses estivales de la exposición, el GucklHupf se planteó como espacio contemplativo o como lugar de fiestas y pequeñas representaciones, pero cuando finalizó la muestra se utilizó como caseta junto al lago. Esta diversidad de usos deriva de los distintos espacios de que dispone: uno interior, con forjados a tres cotas distintas y grandes posibilidades de compartimentación; y una terraza en la cubierta, orientada hacia las montañas.

Aunque las autoridades locales habían garantizado que el GucklHupf podría permanecer en el lugar después del festival, los vecinos de la zona presionaron para revocar esa decisión y finalmente se decidió desmontarlo. Ahora espera en un almacén que alguien lo reconstruya en otro lugar desde donde establecer un nuevo diálogo con el paisaje.