Envueltos con una piel pétrea tallada por un recorrido facetado de vidrio, estos grandes almacenes se sitúan en el centro de la ciudad de Gwanggyo, un nuevo desarrollo urbano próximo a Seúl. El edificio es un proyecto de la firma holandesa OMA —fundada por Rem Koolhaas—, liderado por Chris van Duijn. Rodeado de altas torres residenciales, el cubo con diez niveles y cerca de 140.000 metros cuadrados presenta en sus fachadas piezas de piedra triangulares de colores terrosos, cuya opacidad contrasta con la transparencia de las protuberancias vidriadas que sobresalen con estructuras de acero. Coronado con un jardín, el conjunto incluye además de la zona comercial, un área de restauración, un cine y funciona también como centro cultural con espacios para exposiciones y eventos.