Opinión 

Lírica boreal

30/06/2000



La crisis que sacudió la economía finlandesa en 1992 puso fin al sueño efímero de un grupo de estudiantes agrupados bajo el nombre de Monark, que había visto construir el pabellón propuesto como representación de su país para la Exposición Universal de Sevilla, sin tan siquiera haber terminado la carrera. Aunque esta doble pieza —una garganta entre un prisma metálico y un casco de madera que resume la cultura industrial y la tradición artesanal del país— sigue en pie, el colectivo responsable de su diseño se disgregó al tiempo que la crítica internacional aclamaba su contribución a la muestra. Desde entonces, uno de sus integrantes, Matti Sanaksenaho (1966) ha venido desarrollando junto a su mujer Pirjo una serie de proyectos que conservan el lirismo conceptual y la sencillez constructiva de la obra que le dio a conocer...
[+]


Etiquetas incluidas: