Arte y cultura  Opinión 

Joglars: puntos de luz

Arquitecturas escénicas

lago Pericot 
30/06/1988


Una sociedad que intenta curar a sus individuos, pero que los elimina al llegar a irrecuperables; niños-chips alimentados por ordenadores y que matan con tanques teledirigidos; virus apocalípticos que se propagan por el ruido, por el exceso de decibelios. La música de Beethoven está prohibida, es contaminante. Finalmente, la explosión que da paso a un universo de larvas posnucleares. Nueva evolución: la propuesta de Bye Bye Beethoven[+]


Etiquetas incluidas: