River Pavilion at Streatley, Great Britain
Brookes Stacey Randall 

River Pavilion at Streatley, Great Britain

Brookes Stacey Randall 


La ribera del Támesis ha conseguido conservar a lo largo de los años muchos de sus atractivos originales. El trayecto por los condados de Berkshire y Oxfordshire proporciona algunas de las mejores vistas del paisaje de la zona. Con este entorno privilegiado resulta lógica la petición de los clientes, una pareja propietaria de una extensa finca en Streatley con un cui- dado jardín que se extiende 250 metros por la orilla del río: se solicitaba un pequeño edificio de contemplación, cercano a la casa, donde relajarse en soledad o con sus invitados.

En un principio se hicieron dos proyectos de aspecto mucho más tradicional -con estructura de madera y cubierta inclinada-, que fueron rechazados por las autoridades locales debido al impacto visual que causaban desde el margen opuesto. Así, en la búsqueda de la solución definitiva se intentó reducir al máximo la presencia en el entorno de la nueva construcción. Para ello, se proyectó un volumen de vidrio rectangular, perpendicular a la ribera, apoyado directamente sobre el terreno y sobre dos soportes inclinados de madera y sección elíptica que facilitan el vuelo y lo sostienen flotando por encima de la corriente. El cerra- miento totalmente acristalado permite conseguir los dos objetivos del proyecto: desde el interior se obtiene una perfecta visión de toda la zona y al contrario; el pabellón funciona desde el exterior como un cuerpo transparente que no oculta la naturaleza.

Únicamente se han definido los dos planos horizontales: la plataforma inferior, una estructura de perfiles de acero de sección hueca y vigas en forma de I, y la cubierta, soportada tan sólo con cuatro pilares, dos cruciformes y dos tubulares. Entre ambas, los vidrios se unen con unas discretas juntas de silicona de 10 milímetros, de manera que ni siquiera las car- pinterías entorpecen la percepción continua del panorama exterior. Igual que el río fluye por debajo del pabellón sin encontrar obstáculos, la mirada de los espectadores lo atraviesa sin dificultad. La caja de vidrio se con- vierte en un lugar privilegiado de observación, un remanso en la ribera del Támesis.[+]