Los terremotos no matan a la gente, los edificios sí. La importancia del control de calidad y cómo se puede agilizar

Los terremotos no matan a la gente, los edificios sí. La importancia del control de calidad y cómo se puede agilizar

Los terremotos no matan a la gente, los edificios sí. La importancia del control de calidad y cómo se puede agilizar

Fluix 
15/11/2021


El 21 de septiembre de 2021, el mundo se vio conmocionado por el informe de un potente terremoto (magnitud 5,9) que se produjo en Victoria, en el sureste de Australia. El epicentro del terremoto se situó a 180 km de Melbourne, la capital del estado. Según The New York Times, más de 40 edificios residenciales y auxiliares quedaron destruidos. Los edificios residenciales de gran altura se balancearon durante 20 segundos, lo que provocó el pánico entre los habitantes de la ciudad. Los residentes de los edificios altos y los empleados de las oficinas situadas en ellos fueron evacuados con urgencia.

No hubo daños graves en la ciudad. La fachada superior de Betty's Burgers & Concrete Co se deterioró, y fragmentos de un edificio de ladrillo quedaron esparcidos por la carretera. También hubo desperfectos menores en las ventanas, las fachadas y los tejados de otros edificios. Las carreteras, los coches y las líneas de transmisión sufrieron daños importantes en algunas zonas. Afortunadamente, esta vez no hubo muertos ni heridos graves a causa del terremoto.

La naturaleza de los terremotos en Australia

La placa australiana, en la que se encuentra el continente, está situada lo suficientemente lejos de la frontera activa, por lo que los terremotos de tipo interplaca no amenazan a Australia. Todos los terremotos que se producen aquí se originan en el interior de la placa tectónica. El movimiento de las placas tectónicas en la Falla del Gobernador, que se produjo a una profundidad de unos 10 km, provocó un terremoto en 2021. Según la escala de intensidad de Mercalli, el terremoto fue clasificado como muy fuerte (intensidad VII). Es posible que los temblores se repitan dentro de unas semanas o meses, por lo que las autoridades del estado de Victoria han declarado el estado de alerta.

El análisis de los datos sismológicos muestra que los terremotos de magnitud 6,0 se producen en diferentes zonas de Australia entre 6 y 10 años. Esta vez no hubo consecuencias graves. ¿Y qué pasará la próxima vez? ¿Es posible prevenir las lesiones graves y la muerte de personas durante los terremotos?

¿Cuál es la principal causa de muerte durante un terremoto?

Entre los testigos presenciales del terremoto de Melbourne se encuentran los que sobrevivieron al terremoto de Christchurch (Nueva Zelanda) del 22 de febrero de 2011. Por desgracia, esta catástrofe natural causó víctimas.

A diferencia de Australia, Nueva Zelanda está situada en una falla de placas litosféricas, y los terremotos perturban su tranquilidad con bastante frecuencia. En septiembre de 2010 se produjo el desplazamiento de las placas litosféricas a 10 km de profundidad lo que provocó potentes temblores. El epicentro del terremoto estaba a sólo 40 km de Christchurch. Entonces no hubo víctimas humanas, pero los edificios de la ciudad sufrieron graves daños. Muchos de ellos no cumplían los requisitos de seguridad sismológica. Algunos quedaron destruidos, pero otros no mostraron signos externos, aunque más tarde se comprobó que su diseño estaba muy debilitado.

Los terremotos fuertes suelen ir acompañados de repeticiones. Así ocurrió esta vez. Unos meses después, el 22 de febrero de 2011, se produjo un segundo terremoto que destruyó la ciudad. Las manzanas de la ciudad se convirtieron instantáneamente en ruinas. Los rascacielos que resistieron a los temblores quedaron inservibles.

La fuerza de la sacudida esta vez fue algo menos potente, pero el epicentro estaba a sólo 10 km de la ciudad, y su profundidad era de sólo 5 km. Además, los edificios estaban muy debilitados por el terremoto anterior, provocando 185 víctimas. Entre ellas:

● 115 personas murieron bajo las ruinas del edificio de un canal de televisión local. Este edificio fue construido según un proyecto que no cumplía en absoluto los requisitos de las normas de resistencia a los terremotos.

● 18 personas quedaron cubiertas por los restos de un edificio administrativo de 4 plantas, construido en los años 60 del siglo pasado.

El resto murió a causa de las heridas sufridas por la caída de fragmentos de fachadas y por el derrumbe de edificios. La muerte les alcanzó en la calle, en los coches o en el transporte público.

Ann L. Brower, profesora asociada de Ciencias Ambientales en la Universidad de Canterbury, iba en uno de esos autobuses que fue alcanzado por el derrumbe de la fachada del número 605 de la calle Colombo. Fue la única pasajera superviviente de ese autobús. Fue trasladada al hospital con múltiples fracturas. Ese día dio un vuelco a su vida, y no sólo desde el punto de vista físico.

Tras analizar lo ocurrido, llegó a la conclusión de que no eran los terremotos los que mataban a la gente, sino los edificios. La causa de la muerte de las personas eran los edificios que fueron diseñados y construidos por ingenieros sin escrúpulos, que estaban equipados con elementos decorativos de ladrillo no reforzados, que no estaban equipados con un soporte estructural adecuado y que no fueron examinados y reconstruidos a tiempo.

Por ello, tras dejar el hospital, Ann Brower se dedicó a estudiar en profundidad la sismología y la seguridad sísmica de los edificios. Cinco años más tarde, el Parlamento neozelandés modificó la Ley de Construcción, con la denominada ‘Enmienda Brower’. En ella se preveía centrarse en los edificios peligrosos de todo el país. Los plazos para la evaluación de dichos edificios y la eliminación de los defectos se redujeron a la mitad (se asignaron 2,5 años para la evaluación de los edificios, 7,5 años - para la corrección de los desperfectos). En las regiones con riesgo sísmico medio, este plazo se redujo de 35 a 17,5 años.

Cómo minimizar el peligro de los terremotos

Para Ann Brower no fue fácil modificar la legislación, porque se necesitaba mucho dinero para aplicar los cambios. Fue su contribución para garantizar la seguridad de los ciudadanos. La noticia del terremoto de Melbourne la obligó a revivir los acontecimientos en los que participó hace más de 10 años. Pide al Gobierno de Australia y al Estado de Victoria, en particular, que apliquen la reforma legislativa sin esperar a que mueran personas. Para ello, deberían tomarse al menos las precauciones más sencillas

● Asegurar los parapetos y las chimeneas. Son los primeros en caer y se vuelven mortales incluso con temblores leves.

● Reforzar los edificios de piedra que suponen el mayor peligro durante los terremotos.

● Investigar y reforzar los edificios cuya construcción pueda haber sufrido cambios durante terremotos anteriores.

Estos consejos deberían aplicarse también en otras regiones expuestas a terremotos. Por supuesto, todo esto requiere inversiones. Sin embargo, estos costes no son nada comparados con los fondos que se necesitarán para reconstruir la ciudad destruida. Además, las medidas que se tomen a tiempo ayudarán a salvar vidas humanas, y esto no tiene precio. Sólo un control exhaustivo de la resistencia sísmica de los edificios ayudará a evitar las consecuencias irreparables de un terremoto.

Las tecnologías innovadoras ayudarán a implementar la optimización de los procesos de control de los edificios y la corrección de las deficiencias identificadas. Una plataforma de gestión de la construcción desarrollada por Fluix ayudará a:

● sistematizar todos los datos recogidos sobre el estado de los edificios.

● desarrollar las formas óptimas de resolver las tareas en base a su análisis.

● garantizar la flexibilidad y la eficiencia de cada tarea.

● mantener todos los procesos bajo control.

Trabajar con la plataforma le ahorrará muchos procesos rutinarios, permitiéndole centrarse en la resolución de las tareas principales.



Etiquetas incluidas: