Libros 

Ascenso y caída de la VPO en España

Ascenso y caída de la VPO en España
Libros 

Ascenso y caída de la VPO en España

María Cifuentes 
30/04/2010


En 1911, durante el trienio reformista de Canalejas bajo el reinado de Alfonso XIII, se promulgó la Ley de Casas Baratas, que supuso el primer intento de compromiso de las administraciones públicas con la vivienda social en España. Con ocasión de ese ‘casi’ centenario, el Ministerio de Vivienda montó a principios de 2010 en la Arquería de Nuevos Ministerios una exposición cuyo título ‘La vivienda protegida. Historia de una necesidad’ parecía justificar más bien la necesidad de un ministerio cuyas competencias fundamentales están transferidas, apoyándose en la objetiva mejora a lo largo de un siglo de la calidad de las viviendas subvencionadas por la Administración, conocidas desde 1963 como viviendas de protección oficial o VPO.

La exposición, comisariada por Carlos Sambricio y con montaje a cargo de Ariadna Cantis, ofrecía un recorrido audiovisual y generalista por la evolución de las estancias básicas: cocina, baño, dormitorio y ‘comedor’ (término extrañamente preferido al más amplio ‘sala de estar’), así como imágenes de archivo de promociones antiguas no identificadas, junto con otras de operaciones más recientes descritas con grandes fotos —de sus fachadas e interiores amueblados— y pequeños planos. Además podían verse dos documentales sobre las operaciones de rehabilitación de sendos conjuntos de vivienda social franquista en Bilbao y Barcelona: Otxarkoaga y las Viviendas de Gobernador.

El catálogo que acompañaba la exposición, un sobrio volumen de tapas duras con más texto que imágenes y éstas en blanco y negro, coincidía con ella sólo en el título y en la presencia de Sambricio y de la Asociación Española de Promotores Públicos de Vivienda y Suelo (AVS) al frente de ambos. Tal divergencia se explica porque la publicación es en realidad una nueva edición, con otro título y leves cambios, del libro 100 años de historia de la intervención pública en la vivienda y la ciudad encargado por AVS para celebrar su vigésimo aniversario en 2008 y que puede descargarse íntegramente en la página de la asociación en formato pdf. No cabe duda de la apuesta del Ministerio de Vivienda por la reutilización.

Entre los articulistas abundan los arquitectos que escriben sobre historia (Miguel Lasso de la Vega, José Rivero, Manuel Calzada, Iñaki Bergera, Eva Hurtado, Carlos García Vázquez y Ricardo Sánchez Lampreave), aunque también hay historiadores (además de Sambricio, Luis Arias y Celine Vaz), una abogada (Carmen Casanova) y un economista (Gonzalo Bernardos), por lo que la narración cronológica predomina sobre la descripción gráfica, tipológica y constructiva de los edificios mencionados. Como resultado, los lectores arquitectos echarán de menos planos que expliciten el progresivo ‘aburguesamiento’ de las ‘casas obreras’ en distribución y calidades. La receta de la vivienda protegida en España queda, sin embargo, perfectamente explicada: la Administración incentiva a los promotores mediante líneas de financiación preferente para construir viviendas con menor margen de beneficio y que se venden a menor precio. En los años de bonanza, la VPO no interesó a los promotores, y cada vez se hicieron menos. Hoy, con un stock de cerca de 700.000 viviendas libres nuevas sin vender, parece que la solución está en que parte de ese excedente pase al mercado protegido, además de en la apuesta decidida por el alquiler —sin opción a compra— y la rehabilitación. 


Libros reseñados:

La vivienda protegida

Historia de una necesidad

Etiquetas incluidas: