La Granja Escalators, Toledo

Martínez Lapeña & Elías Torres 


Los centros históricos de muchas ciudades comparten el mismo problema: hacer compatible el tráfico rodado con el de los peatones. En el caso de Toledo, estos problemas vienen agravados por la topografía escarpada sobre la que se asienta la ciudad. Inscrita en el Plan Especial del Centro Histórico, redactado por Joan Busquets, esta obra consta de un aparcamiento para 400 vehículos en el Paseo de Recaredo —situado junto a la emblemática Puerta de la Bisagra— y de unas escaleras mecánicas contiguas para facilitar el acceso a la parte alta de la ciudad. Las escaleras se apoyan en la ladera del Rodadero, que va de la Puerta de la Bisagra a la del Cambrón y a la calle Subida de la Granja, que discurre a los pies del edificio de la Diputación. El desnivel entre el aparcamiento y la zona más alta es de 36 metros.

El recorrido de las escaleras arranca tras cruzar un paso a cubierto situado bajo la muralla. La naturaleza inestable del terreno obligó a descender 30 metros, hasta alcanzar la roca firme, para realizar las cimentaciones. La muralla medieval se ha respetado al atravesar el recinto bajo sus cimientos. Para que esa fachada de la ciudad se alterase lo menos posible, la construcción que alberga las escaleras se incrusta en la ladera.

Los seis tramos de la escalera forman una figura zigzagueante para adaptarse a la topografía, y para evitarla sensación de vértigo que podría causar la disposición en una línea continua. El muro de contención de tierras que acompaña su trayecto —construido como el resto de la obra con hormigón ocre y dejando a la vista el encofrado de tablilla—soporta una cubierta inclinada para proteger al público y dotar de continuidad a la pendiente ajardinada de la ladera. Este techo no sigue la inclinación natural de las tierras; se levanta ligeramente para hacer visible una grieta continua que permite disfrutar del paisaje de la vega del Tajo. Vista desde lejos, esta brecha se convierte en el elemento más característico de la obra: es una fisura de luz, una herida leve y ya cicatrizada sobre la cara norte de la ciudad…[+]


Obra
Escaleras de la Granja, Toledo. 

Cliente
Ayuntamiento de Toledo. 

Arquitectos
José Antonio Martínez Lapeña y Elías Torres. 

Colaboradores
V. Argilaga, J. Ballestero, N. Bordas, G. Bosch, M. Delso, S. Felipe, M. García, S. Larramendy, S. Martínez, F. Murphy, T. Nöel, A. Nurberger, P. Olivier, A. Reiber, M. Thomas, I. Ugarte, F. Vizoso. 

Contratista
Necso Entrecanales Cubiertas: JC. Corona, S. Esteban (aparejadores); A. Llorente, F. Martínez (jefes de obra); A. Guirao (topógrafo); I. Álvarez (encargado); G. Rodríguez (estructura). 

Fotos
Roland Halbe, David Cardelús.